Editorial #3: Carta abierta y urgente a lxs anarquistas, libertarixs, revolucionarixs, antifascistas y a toda la gente de espíritu libre que se quiera organizar sin líderes ni partidos.

El 20 de octubre se confirmó que el cuerpo hallado en el río Chubut es el del compañero anarquista Santiago Maldonado. La miseria no entiende de solidaridad. Policía, militar, gendarme; eufemismo que esconde lo que verdaderamente son: asesinos, siervos del Estado-Capital, mercenarios, un cáncer social. Diferentes uniformes que se conjugan en esa masa uniforme de excremento que custodia al Poder, al extermino, al despojo, a la muerte.

El domingo 22 de octubre fue el circo de la democracia asesina. Todos como buenos ciudadanos obedientes a legitimarla con el voto, a ser cómplices de tanta inhumanidad, de tanta mierda mortuoria.

Santiago fue secuestrado y asesinado por una de las tantas facciones del brazo represivo del Estado. Fue secuestrado y asesinado en un contexto de lucha, encapuchado, cortando una ruta y resistiendo cuerpo a cuerpo con la comunidad Mapuche. Es por este motivo que hay que situar el secuestro y asesinato de Santiago no como un caso aislado, sino como un plan de extermino sistemático hacia cualquiera que se solidarice con una causa justa, con un pueblo que aspira a la autonomía, con una forma de organización social que prioriza la vida y el respeto hacia la Naturaleza y que rechaza enfáticamente la lógica mercantil capitalista.

Referentes del pueblo Mapuche como Facundo Jones Huala, Moira Millán y Soraya Maicoño, entre otrxs, nos enseñan cada día lo valioso de su lucha. Una resistencia llena de amor y de rabia, de sabiduría y de rebeldía. Frente a un Estado asesino, frente a diversas facciones del aparato represivo y frente a corporaciones millonarias como el grupo Benetton, se pone de pie un pueblo ancestral que está dispuesto a luchar por otra forma de vida que sea ejemplar para todos los pueblos oprimidos.

Por los motivos mencionados, la unión de fuerzas antiautoritarias es urgente. Parafraseando lo que pregonan nuestrxs compañerxs del otro lado de la cordillera es que hacemos un llamado anarcoposicionado que tolere a la gente enemiga del Estado. A tres meses del secuestro y asesinato del compañero Santiago, este 1º de noviembre, y todos los que sigan, seamos millones en todas las plazas del territorio. Recuperemos nuestras calles, o mejor dicho, que nuestras calles, nuestros suelos y nuestros barros nos recuperen a nosotrxs. Seamos un mar de furia, de amor y de rabia que todo lo arrase. Seamos una columna negra y roja que todo lo desborde. Construyamos ese nuevo mundo que llevamos en nuestros corazones aquí y ahora. Que cada cual se sienta libre de manifestarse como lo sienta, sin imponerse ni demonizar la acción de la compañera o compañero que tiene al lado. Cuidémonos entre nosotrxs, para criminalizarnos ya está el Estado y todos sus guardianes. No nos convirtamos en policías de azul ni de rojo. Estos últimos han querido amedrentar a varixs compañerxs anarquistas. Compañerxs que levantan la idea y la lucha de Santiago. Una persona que apostó por la solidaridad, la hermandad, el arte y la acción directa como se ve conjugado en un hermoso mural en el cual trazó la ya mítica frase de Severino: “Arrastrar una masa inerte de carne y huesos no es vivir, es solamente vegetar. A la vida es necesario ofrecerle la rebelión exquisita del brazo y de la mente”.

Queremos que esta carta también interpele a ellos, a los “buenos ciudadanos”. Hay que ser corto de vista para confundir anarquistas con milicos. No realicen el trabajo de la policía, no sean los que custodien el orden y la paz porque la paz es de ellos, no de nosotrxs. Esa paz y ese orden asesinaron a Santiago y asesinan diariamente a miles de personas. A compañerxs de izquierda que sientan que el inmaculado Partido ya está viciado de jerarquía, de urnas y de rostros sonrientes en la publicidad electoralista del juego burgués, están invitadxs a formar parte de esa inmensa marea libertaria. Si no lo desean y quieren seguir persiguiendo el Poder, sabremos de qué lado están.

Santiago, anarquista, revolucionario y solidario. El Estado-Capital va a temblar, no va a tener paz, nunca más.

¡No, No! ¡No somos infiltradxs, somos compañerxs de Santiago Maldonado!

¡Al Pueblo unido, lo cagan los partidos!

Plantaron un cuerpo, plantaremos venganza, sembraremos Rebelión. Que la rabia desborde.

¡Santiago fue la chispa!

-Editores

Anuncios

4 comentarios sobre “Editorial #3: Carta abierta y urgente a lxs anarquistas, libertarixs, revolucionarixs, antifascistas y a toda la gente de espíritu libre que se quiera organizar sin líderes ni partidos.

  1. Estimados amigos, esas palabras no son la semilla de la Anarquía. Esta no nace ni del odio, ni de la rabia y menos de la venganza.
    En lugar de romper se debe crear y convencer al buen ciudadano al que te referís, que lo que le da la Anarquía es mejor que lo que recibe de esa falsa democracia.
    Pedir mejores salarios? el anarquista si no está conforme se marcha, fin de la discusión. Si todos hicieran lo mismo, el capitalista se quedaría sin mano de obra y la mierda lo taparía.
    El problema es usar la anarquía y la lucha grupal para intentar conseguir lo que no se consigue por nuestros propios medios. Entonces nace el mendigueo, de pedir esto o lo otro.
    Si la gente se organiza y deja de depender del estado, de sus subsidios, limosnas o sueldos miserables, la cosa cambia. Si la gente deja de usar el dinero capitalista, el dinero oficial, la cosa cambia. Si la gente de bien, el buen ciudadano para el país, el gobierno cae. Pero es tan importante que caiga macri como toda la mafia peronista y sindicalista. y muchos de esos comunistas y socialistas que viajan en bmw y dan clases de moral, siendo unos sinverguenzas.
    La argentina necesita una cirugía profunda para poder salir de la inmoralidad y amoralidad en que está inmersa.
    Santiago Maldonado no hizo nada, solo morirse. Convertirlo en martir y en ícono demuestra la debilidad de la lucha. Enaltecer a los muertos no suma, buscando una épica que no se tiene.
    El camino está en mostrar el camino a los demás, a esa clase media que no sabe que hacer y se agarra a cualquier cosa, antes del espanto. A esa clase media que cae en manos de macri porque huye despavorida del falso socialismo de una banda de delincuentes que el comunismo, el socialismo y el anarquismo apoyó y apoya, ya que solo piensan que no harán nada, que el pueblo es peronista.
    Lo primero es sacarse la venda de los ojos y salir de esa antinomia peronismo-gorilismo, eso justamente existe para que tomemos partido. Perón vino para erradicar al anarquismo, de la mano del gran capital internacional. Y crear una mafia sindical que lo controla todo y lo tiene todo atado. Solo debemos leer la historia de como persiguió y masacró a los luchadores anarquistas.
    No hay futuro si no rompemos esas cadenas. No hay nada más verticalista y alejado de la anarquía que el peronismo que directa o indirectamente se defiende o se deja entrar por la ventana de esas luchas que se dice protagonizar.

    Me quedo con la Frase por excelencia de de Errico Malatesta:

    Anarquista es, por definición, aquél que no quiere estar oprimido y no quiere ser opresor; aquél que quiere el máximo bienestar, la máxima libertad, el máximo desarrollo posible para todos los seres humanos.

    salut

    Oscar Viera

    Me gusta

    1. Gracias por contactarte Oscar.

      La editorial de nuestro número 3 escrita en noviembre se refiere puntualmente, por un lado, al contexto de la desaparición seguida de muerte de Santiago, a la lucha del pueblo mapuche y la criminalización de la misma por el Estado; por otro lado, también nos referimos a la criminalización de la protesta que no cuadra con las formas a las que estamos habituados a manifestarnos y al amedrentamiento sobre compañerxs anarquistas por parte de militantes políticos (se explica más a fondo en nuestras publicaciones “La protesta como procesión católica” o en “¿Alguien dijo violencia?”).

      “…esas palabras no son la semilla de la Anarquía. Esta no nace ni del odio, ni de la rabia y menos de la venganza”.

      Claro que la “semilla” de la Anarquía no es la violencia, ni la rabia, ni la venganza. Sino todo lo contrario, la paz, la solidaridad, la fraternidad, la igualdad económica, la horizontalidad, el máximo bienestar posible para toda la sociedad, etc. La cuestión a remarcar es que en este contexto actual en el cual el Capital lo ha manchado todo, la paz es de ellos, no de nosotrxs. Por tal motivo, para llegar a esa paz, a ese bienestar social, existen múltiples y diversos caminos. Malatesta lo aclara de manera notable:

      “Entre los anarquistas hay los revolucionarios que creen que es necesario abatir por la fuerza a la fuerza que mantiene el orden presente, para crear el ambiente en el cual sea posible la libre evolución de los individuos y de las colectividades, y hay educacionistas que piensan que sólo se puede llegar a la transformación social modificando antes a los individuos por medio de la educación y la propaganda. Existen partidarios de la no violencia, o de la resistencia pasiva, que rehuyen la violencia aunque sea para rechazar la violencia […]. Además, hay discordancia respecto de la actitud de las anarquistas frente al movimiento sindical, disenso sobre la organización o no organización propia de los anarquistas, diferencias permanentes u ocasionales sobre las relaciones entre los anarquistas y las otros movimientos subversivos. Justamente son éstas y otras cuestiones semejantes las que requieren que tratemos de entendernos; o si, según parece el entendimiento no es posible, hay que aprender a tolerarse, trabajar juntos cuando se está de acuerdo, y cuando no, dejar que cada uno haga lo que le parezca sin obstaculizarse unos a otros. Porque, en verdad, si se toman en cuenta todos los factores, nadie siempre tiene razón”.

      Creemos y sentimos que es tan importante contestar al Capital tanto desde la acción directa como desde la organización, creando huertas comunitarias, escuelas libertarias, publicaciones anarquistas, etc. Destruyendo y creando. Esa es nuestra posición. Que cada cual se sienta libre de manifestarse como lo sienta, sin imponer de forma dogmática cuál es el camino a tomar por la lucha de una sociedad libre.

      “…convencer al buen ciudadano al que te referís, que lo que le da la Anarquía es mejor que lo que recibe de esa falsa democracia”.

      Creemos que toda democracia implica un gobierno minoritario, elitista, jerárquico y autoritario que sojuzga a la mayoría de la población, por lo tanto, no hay una democracia “falsa” o “verdadera” sino democracia a secas. Intervencionismo estatal o neoliberalismo (que no es lo mismo), pero una misma cara del Estado-Capital.

      No estamos de acuerdo con que Santiago Maldonado “no hizo nada, solo morirse”. Nos parece una falta de respeto hacia su determinación de acompañar con su lucha a una comunidad en conflicto que resiste a grupos millonarios como Benetton. No lo vemos como mártir ni modelo sino como un compañero que corporizó lo que pensaba. Hizo, y mucho. Contagió la autodeterminación, visibilizó la lucha del pueblo mapuche.

      Compartimos tu posición hacia el binomio gorilismo-peronismo y hacia el peronismo en particular. Es claro que el movimiento obrero era combativo en las primeras décadas del siglo pasado y la domesticación social del peronismo y en particular sobre los sindicatos acabó con la influencia del anarquismo en las masas obreras. Que Perón tenga como maestros a Manuel Domecq García y a Manuel Carlés lo dice todo (miembros de la Liga Patriótica Argentina).

      Nuestro próximo número, el 4, pronto a salir, precisamente contiene parte de la cita que adjuntás de Malatesta. A nuestro criterio, también clara definición de lo que es la Anarquía.

      Salud!

      Me gusta

  2. Creo que estamos frente al gobierno más perverso de la historia Argentina,me apena mucho cada día vivir con menos libertad,le están poniendo un precio miserable a mi empleo y cada vez necesito trabajar más,menos tiempo con los míos,menos prosperidad…Se necesita un justiciero para acabar con el Terrorismo de estado…. Realmente cada día se extraña más aquellos anarquistas de antaño…
    En su último panfleto Di Giovannni escribió
    pocas horas antes de ser ejecutado:

    […]No busqué afirmación social, ni una vida acomodada, ni tampoco una vida tranquila. Para mí elegi la lucha. Vivir en monotonía las horas mohosas de lo adocenado, de los resignados, de los acomodados, de las conveniencias, no es vivir , es solamente vegetar y transportar en forma ambulante una masa de carne y de huesos. A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente. Enfrenté a la sociedad con sus mismas armas, sin inclinar la cabeza, por eso me consideran, y soy, un hombre peligroso.
    Sepan Uriburu y su horda fusiladora que nuestras balas buscarán sus cuerpos. Sepa el comercio, la industria, la banca, los terratenientes y hacendados que sus vidas y posesiones serán quemadas y destruidas

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s