FMI= Crisis= Capitalismo

Todo aquél que desee saber qué ocurrirá, debe saber qué ha ocurrido: todas las cosas de este mundo, en cualquier época, tienen su réplica en la Antigüedad.

Maquiavelo

Hay dos formas de conquistar y esclavizar una nación. Una es con la espada. La otra es la deuda.

John Quincy Adams (Ex presidente de Estados Unidos)

 

¿Estamos condenadxs a repetir la historia? ¿Es cierto que le humanx es el único animal que se tropieza, dos, tres incluso hasta diez veces con la misma piedra? Los hechos están demostrando que sí. El territorio dominado por el Estado argentino se encuentra nuevamente en “crisis”. ¿Cómo puede ser posible? ¿No nos habían prometido que la “crisis” del 2001 era la última? Hoy, 17 años después, nos encontramos en la misma situación: debemos pedir un préstamo al Fondo Monetario Internacional para salir de la “crisis”. Nuestra economía se tambalea, y necesitamos “hacer un esfuerzo” para poder estar mejor en unos años. En el siguiente texto, trataremos de desarmar toda esa sarta de idioteces con la que nos inundan los políticos y economistas a través de los medios masivos de desinformación del Estado.

¿Crisis?

Cuando los títeres del poder nos hablan de “crisis”, ¿de qué nos están hablando? ¿Acaso se acabó el agua y vamos a morir de sed? ¿O es que hay una epidemia que no está pudiendo ser controlada y que está matando a toda la gente? ¿O acaso es que no hay suficiente comida para alimentar a la población y que por ende nos vamos a morir de hambre? ¿Hubo un terremoto que hizo que se perdieran montones de casas y que mucha gente haya quedado en la calle? No, nada de eso. Cuando todos los medios del Estado nos inundan con la palabra “crisis”, siempre se está hablando de un reajuste de la economía capitalista, un ajuste cuya función es la esencia misma del capitalismo: la concentración del Capital, o dicho de otra forma, que los ricos tengan más y que lxs pobres tengamos menos.

Esto lo podremos ver si miramos la historia del FMI en la Argentina. La primera vez que el FMI desembarca en el país para “ayudar”, fue en 1956 durante la Revolución Fusiladora. Ahí ya podemos observar un indicio clave, el FMI ingresa al país por medio de una dictadura militar. Una dictadura militar que se instauró con un golpe de Estado en 1955 en donde se bombardeó la plaza de mayo dejando un saldo de 308 muertes. La deuda contraída por la dictadura fue de u$s 1.100 millones de deuda externa, que tras el paso de Arturo Frondizi se convirtieron en u$s 1.800 millones en 1962 y luego en u$s 2.100 millones, en otro gobierno de facto, esta vez de José María Guido.

Posteriormente, durante la última dictadura militar, una de las más sanguinarias de Latinoamérica, el FMI vuelve a “darnos una mano”, y la deuda externa se multiplica por seis en seis años, pasando de u$s 7.000 millones en 1976 a u$s 42.000 millones en 1982. Con la democracia la cosa tampoco pareció mejorar, ya que para fines de 1995 se estima que la deuda del Estado ascendía a u$s 87.091 millones y para cuando Cavallo fue reemplazado por Roque Fernández, en julio de 1996, ya era de u$s 90.472 millones.

Para el 2000 llegan el blindaje que implicó desembolsos de u$s 40.000 millones, y el megacanje con otros u$s 8.000 millones. El final de la historia ya todxs lo conocemos: sucede el corralito y el default de u$s 144.000 millones y la crisis institucional de la democracia en la Argentina. Los encargados de recomponer el sistema democrático capitalista que había llegado a una profunda crisis institucional fueron los kirchneristas, quienes, a pesar de tener un discurso en contra del FMI y de cortar todo tipo de futuro endeudamiento con la misma entidad, fue el gobierno que pagó sumisamente la totalidad de una deuda ilegítima y anti-pueblo. Esto debemos entenderlo no como que “los kirchneristas son buenos y pusieron un límite”, sino como un proceso necesario de la democracia capitalista, la cual siempre va a priorizar el mantenimiento de las instituciones democráticas encargadas de generar y reproducir la alienación y la pasividad de las masas, incluso si eso implique detener el saqueo de dicho país por un tiempo. Hoy, 17 años después podemos ver como el FMI ha ingresado nuevamente al país. Esto sucede porque la clase dominante se piensa a largo plazo. Vale agregar que el gobierno kirchnerista no se endeudó con el FMI, pero sí con el Club de París, una entidad de la misma índole. Es decir, misma mierda pero con otro nombre.

Actualmente, el gobierno de Cambiemos le ha pedido un préstamos al FMI de $57.000 millones de dólares a desembolsarse entre el 2018 y el 2019. El mismo es el préstamo más grande de la historia del FMI. Argentina es, ahora, el país más endeudado del mundo con el FMI. Este año, sumado a otros pagos de intereses con otras entidades financieras, la Argentina debe pagar más de $400.000 millones de dólares. Como vemos, la deuda es impagable, ya que los intereses son superiores al préstamo mismo.

¿Acaso puede ser legítima una deuda que comenzó a formarse durante un gobierno dictatorial? ¿Por qué esa deuda aumenta y aumenta sin que podamos saldarla? ¿Es el FMI una organización que busca “mantener la estabilidad y prevenir crisis en el sistema monetario internacional” como dice su página web o hace justamente lo contrario? En definitiva, lo que define lo que se es, no son las palabras, sino las acciones, y si miramos a los hechos, los mismos hablan por sí solos.

La tarea del FMI es promover la crisis, nunca evitarla.

¿Cómo imponer “crisis”?

En primer lugar, lograr un endeudamiento con ese país. Es decir, desembolsar un préstamo gigantesco que deberá ser pagado con intereses en un plazo de tiempo determinado. Obviamente, para que el FMI te preste plata, primero se acuerdan determinadas “condiciones” o “ajustes estructurales” que supuestamente harán que la economía del país mejore y se pueda devolver esa plata prestada. Esas condiciones o ajustes estructurales suelen consistir en:

  • Devaluación de la moneda: Esto hace que la moneda nacional sea muy débil y la moneda extranjera dominante, el dólar, se fortalezca. Así, los recursos nacionales quedan a precios bajísimos para empresas extranjeras que quieran venir a lucrar en el país. Como bien podemos observar, hoy la moneda argentina tiene una tremenda devaluación, llegando a que 1 dólar valga aproximadamente 35 pesos argentinos.

 

  • Ajustes públicos: Esto se conoce vulgarmente como “achicar el Estado”, es decir cortar programas sociales, desfinanciamiento de servicios públicos, corte de subsidios, etc. Ejemplos que ya están ocurriendo: el ajuste a les jubilades en diciembre del 2017, la quita de subsidios al transporte público, la quita de subsidios al gas y la luz, la reforma laboral que está en camino, etc. Esto genera depresión en la población, pero a su vez está acompañado por todo el aparato mediático que prepara el terreno y plantea que “es la única forma de volver a crecer”.

 

  • Privatización de servicios: El discurso típico del liberalismo: para que algo funcione no tiene que estar manejado por el Estado, sino que tiene que ser privado. Un ejemplo bastante patente es Aerolíneas Argentinas. Actualmente está sufriendo un ataque mediático, se la está desfinanciando y se dejan entrar a compañías privadas como Flybondi, que vienen muy flojas de papeles y buscan maximizar la ganancia al mango, incluso sin cumplir los requerimientos de seguridad para operar. Así también se genera la falsa dicotomía entre Estado-público y Capital-privado. La realidad es que se necesitan mutuamente, son inseparables y van alternando su forma de gestión dependiendo el contexto y el plan de la clase dominante.

 

  • Apertura de la economía: Eliminar retenciones o impuestos al comercio exterior. De esta forma, los poderes económicos fuertes del país, como por ejemplo la Sociedad Rural Argentina o las Mineras extranjeras, pueden operar y exportar los recursos sin tener que pagar impuestos al Estado. Así se debilita la industria nacional y se favorece a las empresas transnacionales. El gobierno de cambiemos lo hizo este año, en enero, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de Comercio.

Estos son los principales pilares de acción de las corporaciones financieras mundiales que se encargan no de combatir las crisis, sino de promoverlas y generarlas, ya que las mismas son el motor del sistema capitalista. En Latinoamérica tenemos muchísimos ejemplos que evidencian claramente estas medidas tomadas por el FMI. De hecho, si observamos su historial de préstamos del FMI casi la totalidad de los mismos han sido a países latinoamericanos: Colombia, Argentina, Chile, Brasil, Perú, Jamaica, México, Venezuela, Uruguay, Haití, Bolivia, República Dominicana, San Cristóbal, Granada. De Europa, los países con deudas del FMI son Grecia, Portugal y Ucrania. Como podemos ver, las potencias mundiales, los países del llamado 1er mundo no piden préstamos. ¿Casualidad?

El dinero es deuda

¿Qué quiere decir que el dinero es deuda? Quiere decir, literalmente, eso. Examinemos el proceso de creación del dólar.

El Estado yankee le pide plata a la reserva federal, supongamos de $1.000 dólares (utilizaremos montos pequeños para simplificar el ejercicio). La Reserva Federal, que a pesar de su nombre, es una entidad privada, imprime los U$D1.000 dólares y se los entrega al gobierno estadounidense pero, obviamente, le cobrará intereses sobre ese dinero, digamos del 10%. Ahora bien, ¿cómo puede devolver esos U$D1.000 más el interés, que sería de U$D100, si esos U$D100 de más no existen? Si yo no tengo la capacidad de crear dinero, me veo obligado a pedir un préstamo, y sobre ese préstamo me cobran un interés, es decir que tengo que devolver lo que me prestaron, más un adicional, ¿cómo pagar ese adicional? No se puede, es impagable, por eso la deuda solo puede aumentar, y lo hemos visto en los hechos. Ninguno de los países que recibió un préstamo del FMI ha podido desendeudarse del todo. Una vez adquirida la deuda, esta solo puede crecer, porque se necesita pedir más préstamos para poder seguir pagando los intereses, los cuales van a seguir aumentando porque se sigue adquiriendo más deuda para pagar. Tal vez sí, como durante el kirchnerismo, se puede saldar una deuda con una de las entidades financieras, pero es imposible saldarlas con todas las entidades. Actualmente, la Argentina tiene deudas con las siguientes entidades financieras: el Banco Interamericano de Desarrollo, Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, con el Club de París, y el FMI. Vale mencionar que también se debe muchísimo dinero a acreedores privados.

A través de la observación del proceso de creación del dinero, podemos concluir que el dinero es deuda, porque para obtenerlo, hay que endeudarse. De allí que Estados Unidos sea el país más endeudado del mundo. Esto es llamativo, pero si entendemos cómo funciona el dinero, no lo es tanto, ya que para crear dinero, en el caso de EEUU, los dólares, hay que endeudarse. Y si el mundo se rige, casi en su totalidad, en dólares, la necesidad de imprimir dinero nunca termina.

Pero entonces, si Estados Unidos es el “imperialismo”, si es la potencia mundial cuya moneda es de las más importantes, ¿a quién le debe esa plata? ¿Cómo la potencia mundial le debe dinero a alguien? ¿Quién es ese alguien? ¿Quiénes son esas entidades financieras que prestan dinero? ¿Quién las controla? ¿Para quién trabajan, cómo funcionan, por qué seguimos aceptando sus pagos? ¿Acaso el mundo es controlado por las decisiones políticas de les presidentes o por estas corporaciones financieras que dicen querer ayudar a los países emergentes? ¿Quiénes se esconden tras “el mercado”? ¿Éste se auto-regula o es regulado por alguien?

Texto Crisis

Fran Fridom

 

Fuentes:

http://www.ambito.com/920615-la-argentina-y-el-fmi-una-historia-de-deudas-crisis-y-busqueda-de-credibilidad

https://www.utdt.edu/ver_nota_prensa.php?id_nota_prensa=581&id_item_menu=6

https://www.laizquierdadiario.com/El-Gobierno-amplia-la-apertura-para-la-importacion-de-eletrodomesticos-y-textiles

https://www.lanacion.com.ar/2141793-que-deuda-externa-tiene-la-argentina-y-cuanto-tiene-que-pagar-en-los-proximos-anos

https://www.celag.org/la-sombra-del-fmi-se-extiende-por-america-latina/

https://www.infobae.com/2014/05/29/1568491-como-se-origino-la-deuda-argentina-el-club-paris/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s