Editorial (#6)

Hola queridxs lectorxs, compañerxs, rebeldes, oprimidxs, hermanxs, cómplices, amiguxs. Aquí estamos nuevamente, después de meses de trabajo y de sobrevivir en esta dura realidad opresiva. Hemos logrado terminar otro número. Tal vez no tan rápido como quisiésemos, ni tan prolijo como nos gustase, pero al fin y al cabo acá estamos.

Casi cinco meses desde el último número; muchas cosas han pasado y siguen pasando. Nos inundan de mierda cotidianamente: represiones que se lleva la vida de militantes mapuche; leyes como la Unicaba que buscan profundizar la miseria educativa que desde el vamos es adoctrinante; se votó el presupuesto de hambre para el 2019 con los votos del peronismo; se cumplió un año del asesinato a sangre fría de Rafael Nahuel; se cometió el asesinato del luchador mapuche Catrillanca en Chile; más y más femicidios y jueces pro-patriarcado; gente más preocupada por el pan y circo de boca-river que por la vida de mierda que llevamos; bombazos de anarquistas que terminan con heridxs, allanamientos y detenidxs; la llegada del G20 a la Argentina, en donde podremos observar la muestra de poder que tiene el enemigo para militarizar nuestros territorios sin que podamos rechistar; la ex-presidenta Cristina Fernández de Kirchner, esa que un sector de la población insiste en colocarla como líder del pueblo, diciendo: “En nuestro espacio hay pañuelos verdes y también celestes”, evidenciando la mierda que es el peronismo; asesinatos de militantes de la economía popular por parte de la yuta; desalojos a familias enteras; el aumento del transporte público, el aumento de los servicios básicos, y podríamos seguir pero creemos que ya se entiende la idea: estamos perdiendo la guerra.

A no desalentarnxs. Frente a todo esto, ¿qué estamos haciendo? ¿Nos estamos organizando? ¿Somos realmente conscientes de todo lo que está sucediendo alrededor? ¿Por qué siempre estamos en la coyuntura? ¿Por qué siempre llegamos tarde a lo que sucede? Es hora de replantearnos nuestras prácticas seriamente. ¿Queremos vencer? ¿Queremos ser libres? ¿Estamos dispuestxs a aceptar el desafío? ¿Creemos en la Libertad, en la Anarquía, en un mundo nuevo? ¿Creemos en nosotrxs? Es necesario que nos hagamos estas preguntas, seriamente, porque en su desarrollo está la resistencia.

Hoy como siempre, volvemos a decir: Terrorista es quien nos condena a una vida de miseria, peligroso es quien vota los presupuestos del hambre, indeseable es quien funciona como sede de la cumbre de la violencia internacional del Capital, execrable es quien asesina a Camilo Catrillanca y a Rafael Nahuel, despreciable es quien allana bibliotecas y centros culturales para hacer rodar la lógica del enemigo interno tan funcional a la “paz social”, violento es quien desinforma a través de sus medios hegemónicos. Terrorista es quien nos ha expuesto a la constante violencia sistemática y planificada y se ha apropiado de lo vital.

Les dejamos con el contenido del número. Nuestro mayor deseo es que les encienda el fuego de la rebeldía y de la solidaridad, que se miren al espejo y decidan quiénes quieren ser: libres y rebeldes o esclavos y cómplices.

Editorxs

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s