Editorial (#7)

Buenos días 2019. Queríamos informarte que lamentablemente pasarás por un proceso un tanto deplorable para la memoria y la consciencia humana; pasarás por lo que hemos denominado como “elecciones”. ¿Elecciones de qué? ¿De cómo vivir? ¿De cómo relacionarnos como pueblo libre? ¿De cómo ejercer nuestra autonomía? Nada de eso 2019, eso no es una “elección”, eso sería consensuar lo que nuestras entrañas y nuestros deseos nos piden: la libertad, el deseo de bienestar individual y social, la igualdad social y económica, la comunalización de nuestras vidas.

Desde nuestro romanticismo democrático, desde nuestra fe estatal, enalteceremos las limpias, honestas y honorables elecciones que tanto nos costaron alcanzar. Nos costó, por ejemplo, el genocidio constituyente: genocidio de los pueblos originarios que da origen a nuestro Estado argentino impulsado por la contratación en 1826 por parte de Rivadavia del general prusiano Rauch para “limpiar” la pampa bonaerense de los ranqueles; por la campaña de Rosas al “desierto” en 1833 contra los indígenas pampas, ranqueles, tehuelche y mapuche; por el exterminio de la forma de vida libre del gaucho para hacerlo defensor de la frontera estatal contra el indio; por la “Guerra de la Triple Alianza” (la triple Infamia) en 1865-70 que utilizó de carne de cañón a indios y negros para masacrar a un pueblo hermano; por la “Pacificación de la Puna” en la cual se produjeron fusilamientos masivos durante 1874 y 1875; y por la “Campaña del desierto” de 1879 que se autodenominó “Proceso de Organización Nacional”. Así, poco a poco, mediante esas políticas estatales, llegamos a nuestra primera amada democracia de 1916, la del señor Hipólito Yrigoyen. Aquél hombre de valor que puso orden en nuestro suelo abatiendo alrededor de 700 y 1300 huelguistas insurrectos en la “Semana Trágica” y a 1500 peones rurales en el sur patagónico. Todo por exigir mejores condiciones de vida. ¿Tanto fervor en defender ese ADN democrático? ¿Tanta energía en defender algo ajeno a lo vital? ¿Tanto esfuerzo en defender a una forma de gobierno que mantiene los privilegios de las clases opresoras; una forma de gobierno en la que el pueblo no decide, ni se organiza, sino que delega la organización de la sociedad a castas políticas que hacen sus negociados con los “dueños” de la tierra?: “El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución” (Artículo 22 de la Constitución Nacional). Ellos cuentan votos, ganancias, propiedades, acumulación, Poder. Nosotrxs contamos despojos, extractivismo, desapariciones, fusilamientos, femicidios; pero también gritamos y nos movemos por una vida libre, solidaria y anárquica.

“No queremos convencer a nadie. No nos sentimos a salvo del fascismo que nos atraviesa los cuerpos y la vida cotidiana. Pero si convocamos a lxs compañerxs inquietxs, a quienes arden en preguntas, a quienes hacen el murmullo de los pasillos, a lxs pervertidxs de siempre que jinetean los flujos, a lxs conjuradxs del deseo aunque todavía no existan, es porque invocamos a la inquietud, al fuego, a la pregunta, al murmullo, a la perversión, a la destrucción concertada del orden establecido” (Transversales).

Editorxs


Si llegaste hasta acá es porque puede ser que te interese nuestro periodismo, nuestras inquietudes, nuestras ganas de multiplicar la rebeldía, de promover la autonomía, de fomentar la auto-organización anti-autoritaria. Te invitamos a colaborar para que Gatx Negrx siga siendo una de las tantas voces necesarias para recuperar todo lo que nos han robado: https://periodicogatonegro.wordpress.com/aportes/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s