Plantaron tu cuerpo, cosecharán tempestades

Ayer se cumplieron dos años de la desaparición y asesinato del compañero Santiago Maldonado, “el Lechu” o “el Brujo” como lo llaman algunes compas.

Recuerdo lo que fue la marcha del año pasado. La plaza de mayo rebosaba de partidos políticos, de gente, parecía una “fiesta popular” como le gusta llamar a estas mierdas. Estaban todes les militantes ahí, queriendo currar para sus filas con el compañero. Había hasta peronistas, ¿cómo hacen para ser tan caras duras?

Ayer, jueves 1 de agosto del 2019, la cosa fue muy distinta. Había mucha menos gente, y te diría que en casi su mayoría eran anarquistas, o por lo menos, gente independiente que odia a los partidos tanto como los odiaba Santiago. Sí, ayer fuimos muchos menos, pero a veces, menos es más. La paredes reventaron con consignas de guerra y de memoria por el Lechu y por todes les asesinades por el maldito Estado y sus representantes. Pocos sí, pero nunca derrotades.

Se ve que en años electorales, los generales de los partidos no dejan salir a sus soldaditos a corretear. Se ve que no quieren exponerse a “dar una mala imagen” y perder algunos votos. Qué tristeza saber que hay tantas personas hermosas con sentimientos genuinos para cambiar el mundo, pero que estén siguiendo las directrices de estructuras que al luchar por la conquista del poder, ya están, desde el comienzo, reproduciendo las relaciones sociales que (supuestamente) quieren combatir. Partidos políticos, sepan que ustedes ya están derrotados.

IMG-20190802-WA0054
La Obrera Colectivo Fotográfico

Ayer, la calle fue un punto de encuentro para recordar al Brujo anarquista, para reencontrarnos con compañeres que ya sabemos cómo piensan, pero quizás también fue un espacio colectivo para intercambiar experiencias políticas y conocer a gente que no piensa como nosotres pero que tiene esa inquietud, esa sensibilidad que incita a organizarse por fuera de lo jerárquico, por fuera de la bajada de línea, por fuera de la obediencia, por fuera de la prolongación de los males menores, por fuera de la fe estatal.

Mientras hacíamos propaganda libertaria, se nos acercó una compañera, ex militante de “La Cámpora”, y nos contaba su desilusión con dicho partido, que lo había abandonado por burocrático y, básicamente, por ser un partido. Después, más entrada la noche, nos cruzamos con otrxs compas que se llamaban “independientes”. Venían de una experiencia de organizarse de forma autónoma, pero una facción dentro de dicho movimiento que estaban creando estaba asociada con estructuras del peronismo. ¿Qué terminó sucediendo? Que dicha facción terminaba supeditando la lucha que se estaba gestando, a la estructura y directriz de sus partidos. Nos contaban que se estaban organizando en una villa, pero que la mesa de organización de esa villa, tenía más militantes de partidos que vecines de la villa. También se fueron de allí, y ¿qué sucedió? Les vecines de la villa los fueron a buscar para que continuasen yendo y organizándose por fuera de los partidos, porque, según sus palabras “los partidos no nos escuchan, solo nos dicen cómo organizarnos y qué hacer”.

IMG-20190802-WA0055
La Obrera Colectivo Fotográfico

Mención especial para los verdaderos infiltrados, los agentes del Estado, los despreciables defensores de los poderosos, los asesinos del pueblo, los soretes desclazados que eligen el lado del opresor, la basura fascista que nace del pueblo mismo, pero que tras un lavado de cerebro y una pérdida de la sensibilidad, se pasa de bando, convirtiéndose en la escoria más grande que pisa el planeta: la policía, la yuta, los ortivas. Estos traidores se encontraban infiltrados entre nosotres, y cuando les bajaron la línea, comenzaron a sacar sus chalecos celestes (color de salvemos las dos vidas y de nuestra asquerosa bandera) y se los colocaban y se saludaban entre ellos diciendo “ahora sí, ahora sí”, como camaradas o hermanos del terror, y comenzaron a filmar, a moverse (acompañados por la infantería) y corrernos del espacio que habíamos tomado. Llegará el día en el que ser policía sea una desgracia, en donde volveremos a vivir lo que sucedió durante la Comuna de París, donde no había ocupación más vil, más despreciada que ser policía.

IMG-20190802-WA0059
La Obrera Colectivo Fotográfico

Hoy, a dos años del asesinato del Brujo, seguimos apostando, como Santiago, a la solidaridad con el pueblo, no a la bajada de línea. Buscamos acompañar a les vecines, a aprender de elles porque nosotres no tenemos las respuestas de nada. La lucha es de todes y de nadie. Tenemos que unirnos en base a los corazones y los deseos de libertad, y no en base a una estructura definida con un programa revolucionario definido salido de la cabeza de uno, dos, tres o cuatro “cuadros”, con firma y aclaración de firma. Quien así piensa, ya es nuestro enemigo.

Gracias Santiago por tu ejemplo, fuiste la chispa para una nueva generación de luchadorxs.

¡Santiago Maldonado y Rafael Nahuel presentes!

¡Libertad a Facundo Jones Huala!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Trabajo en colectivo de Periódico Gato Negro y La Obrera Colectivo Fotográfico

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s